Don Ramón Maroño Acosta
Texto: Luis Gómez Bello
Cuando fallecen eminentes personajes es muy difícil llenar ese gran hueco que dejan entre los que tuvieron la fortuna de conocerlos y convivir con ellos. Tal es el caso del distinguido empresario de la industria panificadora Octavio Ramón Maroño Acosta, cuyos amigos así como familiares lamentan su deceso, que dejó una inmensa tristeza y dolor espiritual.

Don Octavio Ramón Maroño Acosta nació en Veracruz, Ver., el 22 de marzo de 1935 en el seno de una reconocida familia cuyo sello distintivo era y sigue siendo una mística de trabajo fecundo y creador, principal herencia que supo aquilatar muy bien este singular veracruzano quien pudo forjar su propia huella como incansable hombre de negocios. Fue capaz, asimismo, de arriesgar su esfuerzo, tiempo y recursos con el objetivo de poner en marcha y desarrollar una empresa para satisfacer las necesidades alimentarias de una población cada vez más urgida de consumir alimentos con precios accesibles, como en este caso el pan.

Cursó la primaria en la escuela “José Miguel Macías”, cuna de reconocidos personajes de la historia veracruzana, para luego estudiar Comercio en el Colegio Cristóbal Colón, de donde salía para trabajar en la histórica Panadería Colón, ubicada en la avenida Independencia.

Con ese cúmulo de experiencias al trabajar de lleno en la panadería de su padre y alentado por ese espíritu creador que lo inspiraba, don Ramón le compró a su progenitor la panadería El Fénix y empezó a desarrollarse como un connotado emprendedor, donde obtuvo grandes satisfacciones aplicando los componentes necesarios para alcanzar el éxito deseado.

Mantuvo su cabeza siempre muy en alto, jamás se dio por vencido y por su mente nunca cruzó la idea de “tirar la toalla, aplicando diversas estrategias que lo hicieron evolucionar positivamente: en vez de soñar, decidió actuar, volvió una palpable realidad todas sus ideas que sobre la industria panificadora había adquirido en tantos años dedicado al trabajo. Él sabía que las ideas son fáciles pero lo difícil es implementarlas, y las cristalizó.

Como empresario era integrante de la Canaco, de la cual fue secretario (1987-1988) y, ejerciendo su natural liderazgo, fue pionero al crear en Veracruz la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa) en 1989.

En 1961 conoció a su compañera de toda la vida: Josefina Álvarez Contreras, oriunda de Fortín de las Flores, hasta donde se trasladó para pedir su mano, luego de conocerse en un baile organizado por el Club de Leones de Orizaba; y, unas cuantas semanas después, contrajeron nupcias.


La pareja formada por don Ramón y doña Josefina tuvieron la dicha de procrear a sus hijos José Ramón y Mariola Maroño Álvarez, quienes recibieron una excelente educación basada en buenos principios. En este sentido podemos agregar que don Ramón siempre se caracterizó por ser un excelente padre de familia y el mejor marido del mundo. También se caracterizó por ser un ciudadano ejemplar y buen amigo, quien además ejercía su filantropía pero alejándose de los reflectores, ya que prefería permanecer en el anonimato para realizar sus obras humanitarias.

A don Ramón, que era el mayor de cuatro hermanos, le encantaba la buena comida y le maravillaba el mar; otro pasatiempo que lo entretenía era el billar. Fue uno de los primeros socios del Casino Español y también fue apreciado Caballero de Colón, que, como se sabe, forman una sociedad católica masculina de beneficios fraternales, enarbolando sus reconocidos principios: caridad, unidad, fraternidad y patriotismo, así como el fortalecimiento de la fe católica en el mundo.

Viajero incansable, pudo visitar diversos países, como Argentina, España, Italia, Francia, Inglaterra, Brasil y Jerusalén, entre otros. Su lamentable deceso, debido a una afección cardiaca, sucedió el 13 de agosto de 2015 a los 80 años de edad, luego de una fructífera existencia. Descanse en paz.




Ventas y Publicidad
Teléfonos: (229) 989.39.30 | 989.39.39 | 931.05.50
E-mail: editorial@gbmagazine.com
Copyright © 2002 - 2014 Grupo FM Editorial S.A. de C.V | Gutiérrez Zamora No. 364
Colonia Centro, CP 91700. Veracruz, Ver. México.
Aviso legal  |  Directorio  |  Contacto
Siguenos en twitter Siguenos en facebook Siguenos en instagram Síguenos  
visitas hoy : 3438
visitas totales : 446762