En su recuerdo: Don José Ralero Trinidad
Texto: Luis Gómez Bello


Si sólo somos pasajeros en esta vida, ¿cuál es la misión del ser humano durante su permanencia en la Tierra? Las respuestas a esta pregunta pueden ser muchas y variadas; sin embargo, en el caso concreto del inolvidable hombre de bien, don José Ralero Trinidad, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que él tenía bien identificada su misión: la permanente ayuda a sus semejantes y seres queridos a través de hacerlos crecer en todos los aspectos: emocional, académico, espiritual e incluso en el económico.

La vida de este gran personaje se remonta a su nacimiento en la ciudad de Veracruz, Ver., el 20 de enero de 1926, fecha en que inició una vida destinada a hacer el bien sin mirar a quién; una vida prolífica con un crecimiento sostenido, a lo cual se sumó el negocio paterno en el que, desde muy joven contribuyó, siempre enarbolando una ascendente trayectoria productiva y esfuerzo colaborativo.

A la ejemplar existencia de don José llegó su ángel de la guarda personificado en una gran mujer, su amada esposa, quien le sobrevive, Alicia Rivera Esteva, con quien contrajo nupcias el 23 de septiembre de 1951, y con la que tuvo una singular familia reconocida en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, integrada por cuatro hijos y una hija: José Antonio, Alicia, Humberto, Francisco Javier (QEPD) e Isidro Ralero Rivera. Junto a su esposa, don José tuvo la oportunidad de viajar por los cinco continentes, adquiriendo así un cúmulo de conocimientos que puso al servicio de su proyecto de vida: el Club Rotario, al cual le dedicó una vida entera encauzando y enseñando a incontables generaciones de jóvenes rotarios a quienes instruía con interés para que acudieran bien informados al intercambio internacional y tuvieran un papel decoroso ante sus contrapartes en el extranjero.

Jamás podrá ser olvidada su gran labor al participar en las pioneras jornadas de vacunación contra la poliomielitis, cuando la gente mal informada se negaba y no aceptaba la vacuna. Como dicha acción, hubo cientos de otras por las cuales, con el paso de los años, se hizo merecedor a ser reconocido por el Instituto de la Superación Ciudadana y por el Ayuntamiento de Veracruz, que lo premiaron por su ejemplar misión de padres con buenas costumbres, virtudes cívicas y excelencias morales, así como el esmero y acierto en la educación integral de sus hijos.

Claro que en ningún momento descuidó su negocio personal ni el cuidado y atención a su querida familia, a quienes siempre les dedicó todo su amor y en forma permanente se ocupó de ellos para que tuvieran la mejor educación y excelentes carreras profesionales en las mejores universidades.

Siempre se distinguió en su amado Club Rotario por razones muy variadas, ya que era bien organizado y un gran orador. Fue presidente y gobernador del Distrito 4119, que por décadas elaboró el boletín de esa benemérita institución, donde ejerció incansable labor altruista en apoyo a los niños veracruzanos, sin faltar, por supuesto, su trayectoria como socio “Paul P. Harris”.

Antes de rendirle cuentas al Creador, don José fue homenajeado por su amado Club Rotario en una despedida muy emotiva por sus 34 años de asistencia (sin una sola falta) con un hermoso diploma de reconocimiento, para luego fallecer a los pocos minutos con el alma henchida de regocijo por la satisfacción del deber cumplido. Descanse en paz, don José Ralero Trinidad.


Ventas y Publicidad
Telfonos: (229) 989.39.30 | 989.39.39 | 931.05.50
E-mail: editorial@gbmagazine.com
Copyright 2002 - 2014 Grupo FM Editorial S.A. de C.V | Gutirrez Zamora No. 364
Colonia Centro, CP 91700. Veracruz, Ver. Mxico.
Aviso legal  |  Directorio  |  Contacto
Siguenos en twitter Siguenos en facebook Siguenos en instagram Síguenos  
visitas hoy : 2426
visitas totales : 436781