Las luces y sombras de San Juan de Ulúa
En el marco del magno festejo de la fundación de la Villa Rica de la Vera Cruz, el cual tendrá lugar el próximo año, un hecho crucial de nuestra historia como nación fue la construcción del Fuerte de San Juan de Ulúa, que en este 2018 celebra su 500º aniversario.


Por María Eugenia Hernández

El Fuerte de San Juan de Ulúa (FSJU) es uno de los sitios históricos más emblemáticos de México; ha sido sede del encuentro de dos mundos, defensa contra invasiones, cárcel, palacio presidencial, y hoy, al celebrar sus 500 años, es un museo que continúa enriqueciendo el acervo cultural de quien lo visita.

Ubicado en la costa del estado de Veracruz, es una fortificación medieval construida con piedras de coral, cal y arena sobre un islote descubierto en 1518 por el capitán Juan de Grijalva. Al recorrer sus húmedas y tenebrosas bóvedas y mazmorras se puede sentir el pasado e imaginar los eventos gloriosos e infernales que atestiguaron, sin dejar de admirar la resistencia de las viejas murallas que se niegan a sucumbir en el olvido.

Centro Ceremonial Prehispánico
Crónicas del Instituto Nacional de Antropología e Historia señalan que antes de la llegada de los conquistadores españoles, el peñasco arenoso o islote donde se construyó el fuerte se llamaba “Tecpan-Tlayacac” o “Palacio de la nariz sobre el agua”, al destacar sobre el esplendoroso arrecife de las playas de “Chalchihuecan” o “Señora del vestido verde jade”. También se afirma que una tribu llamada “Culhua”, o “los que tienen nietos”, levantaron allí un “teocalli” o “casa maravillosa”, para realizar ceremonias religiosas al mítico dios “Tezcatlipoca” o “Espejo humeante”.

Bastión contra invasiones de piratas y corsarios
Poco después de consumarse la conquista de México, el FSJU fue la puerta principal de la Nueva España, la más rica y extensa colonia europea en América. En un principio fungió como muelle para la Real Flota Naviera Española, y poco a poco se convirtió en la moderna y equipada fortaleza del Sistema Fortificado del Golfo y Mar Caribe del Imperio Español Iberoamericano. Desde la Villa Rica de la Vera Cruz se transportaban toneladas de oro, plata y piedras preciosas, un tesoro apetecible para contrabandistas y piratas como John Hawkins y Francis Drake, que en 1568 lograron atracar sus naves en la fortaleza.

Calabozo de independentistas y revolucionarios
Sin duda la etapa más sombría del FSJU fue su utilización como prisión. Entre los primeros presos se contaron los esclavos negros traídos de África, que realizaron los trabajos de construcción junto con los indios “rebeldes”, que no aceptaban la religión y eran condenados y “excomulgados” por el Santo Oficio. Por sus reducidas celdas y tenebrosos calabozos pasaron bandidos y justicieros, como el legendario ladrón de los pobres Jesús Arriaga o “Chucho el Roto”, pero también opositores al régimen y reos políticos: Padres Fundadores de la Nación, como Fray Servando Teresa de Mier, Agustín de Iturbide, Benito Juárez, Antonio López de Santa Anna, Porfirio Díaz y una lista interminable de políticos y sacerdotes. En 1915, Venustiano Carranza, primer jefe del Ejército Constitucionalista, abolió las prisiones en el castillo y mandó a quitar las rejas, cadenas y grilletes.

Último dominio del Imperio Español
Tras proclamarse la Independencia de México del Imperio Español en 1821, el FSJU fue la última trinchera del gobierno virreinal que, luego de recibir refuerzos desde Cuba, logró resistir cinco años hasta la rendición definitiva y entrega de la fortaleza por el comandante Pedro Sainz de Baranda al comandante en Veracruz, Miguel Barragán, eliminando así el último reducto español en el país.

Palacio Presidencial
Siglos después, durante los periodos de gobierno de Benito Juárez (1858-1872) y Venustiano Carranza (1917-1920), el FSJU fue utilizado como Palacio Presidencial. En esta época, que abarca mediados del siglo XIX y principios del siglo XX, el FSJU y Veracruz fueron testigos del nacimiento de las Leyes de Reforma y la redacción de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos. Fue en este recinto donde el 10 de octubre de 1860 se expide la primera acta de nacimiento en todo México para la niña Jerónima Francisca Juárez Maza, hija de Benito Juárez, y también se redacta la Ley del Matrimonio Civil.

Memoria de la Esclavitud
El FSJU es el único recinto histórico en México proclamado “Sitio de Memoria de la Esclavitud y de las Poblaciones Africanas y Afrodescendientes”, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).


Ventas y Publicidad
Telfonos: (229) 989.39.30 | 989.39.39 | 931.05.50
E-mail: editorial@gbmagazine.com
Copyright 2002 - 2018 Grupo FM Editorial S.A. de C.V | Gutirrez Zamora No. 364
Colonia Centro, CP 91700. Veracruz, Ver. Mxico.
Aviso legal  |  Directorio  |  Contacto
Siguenos en twitter Siguenos en facebook Siguenos en instagram Síguenos  
visitas hoy : 39839
visitas totales : 605716