Los Reyes Magos
San Mateo nos deja ver que los Reyes Magos eran astrólogos que conocían con precisión el movimiento de la estrella (2:7). Aunque bien intencionados, su visita es causa de turbación general y despierta la desconfianza de Herodes, pues veía al nuevo Mesías como un rival. A pesar de ser anciano y de haber reinado ya por más de 30 años, Herodes les ruega que averigüen el sitio preciso del nacimiento del Mesías con el fin de poder, así, acabar con su potencial competidor. Los sabios, que no sospechan eso, encuentran al Niño, lo adoran y le obsequian oro, incienso y mirra. Un ángel previene a los magos de las intenciones que Herodes guardaba, así que no regresan donde él está. Iracundo, el rey manda a matar a todos los niños menores de dos años. Para entonces, José ha sido avisado en sueños (2:13) de que debe huir a Egipto con los suyos. A partir de ese relato, se han ido elaborando numerosas leyendas sobre la personalidad de estas tres figuras.
Los Reyes Magos son los encargados de amenizar con sus regalos a todos los niños del mundo. La tradición más difundida cuenta que vinieron de Oriente y que iban guiándose por una estrella que les condujo hasta Belén. En ese lugar buscaron al Niño Jesús recién nacido y lo adoraron, ofreciéndole oro (que representa su naturaleza real, como presente conferido a los reyes), incienso (que representa su naturaleza divina, empleado en el culto en los altares de Dios) y mirra (un compuesto embalsamador para los muertos, que representa el sufrimiento y muerte futura de Jesús).

La primera vez que surge el nombre con que hoy conocemos a los Reyes Magos es en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la imagen está decorado con mosaicos de mediados del siglo VI que representan la procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen, que está sentada en un trono y tiene al Niño en su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer tres nombres, de derecha a izquierda: Gaspar, Melchior, Balthassar.
Poco a poco la tradición ha ido añadiendo detalles a modo de simbología: se les ha hecho representantes de las tres razas conocidas en la antigüedad, representantes de las tres edades del hombre y representantes de los tres continentes (Asia, África y Europa).



Ventas y Publicidad
Telfonos: (229) 989.39.30 | 989.39.39 | 931.05.50
E-mail: editorial@gbmagazine.com
Copyright 2002 - 2018 Grupo FM Editorial S.A. de C.V | Gutirrez Zamora No. 364
Colonia Centro, CP 91700. Veracruz, Ver. Mxico.
Aviso legal  |  Directorio  |  Contacto
Siguenos en twitter Siguenos en facebook Siguenos en instagram Síguenos  
visitas hoy : 13691
visitas totales : 982235